Primeras fechas de la gira de David Bisbal, en Eventos: http://www.davidbisbal.com/es_ES/Eventos

La preventa para los usuarios registrados en la Zona VIP tendrán acceso exclusivo durante la compra de entradas para “Hijos Del Mar Tour”. Registrarte en www.davidbisbal.com/zona-vip/ y conseguir 3 meses de prueba.

y también en: Ticketmaster.es

Un tsunami llamado David Bisbal


Fotos:| ÁLEX GALLEGOS


El cantante almeriense ofrece un espectáculo vibrante y completo, con acústico incluso, dentro de su gira ‘Hijos del mar Tour’ | Unas 8.000 personas le acompañan en el Coso de Los Califas

El calor aprieta. Antes de la noche más corta, un día duro. Como cualquier otro de un verano que comienza oficialmente ahora pero que está presente de un tiempo atrás en Córdoba. El albero dibuja un panorama alejado al secarral tórrido que es esta ciudad. Es como si una playa creciera en su interior. Suena el oleaje, que es la voz unánime de un público entregado desde el primer momento. O más bien desde la antesala del comienzo. La espuma toca la arena, primero levemente y después como un torrente tan imparable como insaciable. Todavía no cae la noche cuando los efectos de luz y de imagen sublevan las aguas, que están ya fuera, por completo, de control. Sobre el escenario está ya Poseidón hecho cantante, o al revés. Pisa la impresionante tarima con una excelente seguridad David Bisbal, que recuerda a sus seguidores que tanto él como ellos son Hijos del mar. Y de repente, casi sin esperarlo, el océano se traga la tierra en el Coso de Los Califas.

Si una palabra le define, al menos en esta ocasión, ésa no es otra que maremoto. Un tsunami llamado David Bisbal se eleva bajo el cielo de Córdoba dispuesto a devorar cuánto encuentre a su paso. Una hora antes del comienzo de su concierto, el que es de su retorno a la ciudad, una larga cola rodea la plaza de toros. Ése es el escenario elegido para un recital mágico o emocionante; emocionante o cálido; cálido o ligero; ligero o intenso… Y en los prolegómenos del espectáculo, que va a ser total, la locura se desata. La simple prueba de luz o de imagen -de dos grandes pantallas- conlleva un griterío descomunal. Son unas 8.000 almas las que se congregan en el Coso de Los Califas justo la noche que dicen es la más breve del año, la de San Juan. El aire es atorrante, como el fuego de una hoguera. Pero de un instante al siguiente surge, como de la nada, una inmensa ola. Es la que remueven los espectadores -y sobre todo las espectadoras- en la grada del coliseo.

Por más de cinco veces, y quizá unas diez, una marea humana recorre los asientos, y también el cemento, de la plaza de toros. Del mismo modo humedece el albero. Y es a las diez en punto, la hora señalada, cuando los componentes de la banda reciben un sonoro aplauso. Las palmas son estruendosas, pero no tanto como cuando aparece la estrella. Salta David Bisbal con valentía: viste chaqueta en una noche diurna en la que los grados no descienden. Todo lo contrario. “En los conciertos de Hijos del mar Tour el calor llega a niveles muy altos”, como ya avisara el propio artista un día antes de su cita en una ciudad que le quiere y a la que parece adorar. En el horizonte una ola se levanta. Poco a poco se torna gigantesca tras Mi norte es tu sur, uno de los temas de su último disco –Hijos del mar-. “Prefiero pensar que sí se puede tocar el sol, llegar al cielo antes que cierre”… Canta el almeriense otra canción de su último álbum -es Antes que no-, que en realidad tiene, en esos versos, un significado muy propio de Córdoba.

Tocar el sol es lo único que le queda a David Bisbal y a su entregado público, llegado desde diferentes puntos de Andalucía -e incluso de España y de fuera de la piel de toro-. Llegar al cielo antes que cierre es lo que consigue en una tarde perezosa, tanto que se prolonga hasta casi las once de la noche. El oleaje no afloja, más bien va cada segundo a más. Por fin, tras las diez y media el almeriense se retira la chaqueta. Y sin embargo no corre la brisa que secunde su gesto. El calor que menciona en más de cinco ocasiones persiste. Sobre todo con canciones de otros álbumes como Esclavo de tus besos, Sí pero no o Diez mil maneras. Después de esta última el cantante inicia una parte en acústico, en la que trata de recordar su gira por teatros de 2012. Lo hace con éxito a través de tres letras: Como la primera vez, Es tu ausencia y 24 horas. Es la demostración definitiva de que el Poseidón, como Julio Iglesias o Raphael, de este tiempo tiene capacidad para cualquier registro. Siempre con una potencia vocal digna de admirar -como lo es su dominio del micrófono, en cuanto a colocación, para atar en corto sus decibelios-.

El concierto es un espectáculo completo. Tanto que el almeriense, que ya lo confesara antes de subir al escenario en Córdoba, viaja del más apasionante ritmo a la balada, del sonido elevado a la sencillez de la guitarra. En ningún momento pierde la energía, hasta que llega el momento de presentar a una artista inalcanzable. Es de Córdoba y se llama Mercedes, aunque todos la conocen como Vega. No sólo canta sino que compone, y lo hace con tal genialidad que escribe para Raphael, para ella misma o para el propio David Bisbal. El artista de la tierra del Poniente andaluz le agasaja y vocaliza junto a ella, en unos minutos hechizantes, Lo tenga o no -tema que compusiera la brillante cantautora cordobesa y que es del álbum Hijos del mar-. Justo después aparece sobre el escenario Esperanza Garrido, una niña que es toda una mujer en el aspecto artístico. Una de sus elegidas en La Voz Kids 2017le replica con Dígale. El Coso de Los Califas vibra y la joven de Otura, de la provincia de Granada, demuestra su talento -tiene futuro si las compañías quieren-.

Y suena Mi princesa. El tipo, que camina ya ante el asombro de la propia y cruel vida hacia las cuatro décadas, dedica la letra a su hija, Ella. La chica está, quién sabe en qué lugar, en la plaza de toros de Córdoba. La arena huele ya a mojada. Apenas tres o cuatro estrellas acompañan al cantante, que es otra y muy brillante, en el final de su concierto. La gente permanece en pie, en el ruedo y en la grada -los asientos parecen ser meros objetos decorativos-, y el estallido está por llegar. Retumba Lloraré las penas, tema de sus inicios. Como lo es su imborrable Ave María, esa canción que le despidiera de Operación Triunfo -en su edición original- hace poco más de quince años y que por siempre le acompañará. El Coso de Los Califas vibra y unos instantes después solicita, tras una falsa despedida, un bis. David Bisbal regresa, junto con sus músicos y tras un espectáculo total de luz, imagen y sonido, y cierra con remix. A las doce, dos horas después del comienzo, ya es indudable. Quien naciera entre Algeciras y Estambul, como bien escribiera Joan Manuel Serrat, bañado en Almería por el eterno Mediterráneo, se convierte en tsunami musical.


Fotogaleria ↷

Hijos del Mar Tour 2017 en Barcelona, Zaragoza y Valladolid.




La gira HIJOS DEL MAR TOUR llegó a Barcelona este pasado fin de semana, y como no podía ser de otra manera los casi 13.000 espectadores que llenaban el Palau Sant Jordi enloquecieron con David Bisbal desde la primera canción. Fue comenzar a cantar y meterse al público en el bolsillo con su versión más electrónica y funky, esa que está haciendo de esta gira la más enérgica y contundente de sus ya 15 años de carrera.

David Bisbal demostró que ha evolucionado, y mucho, en lo musical, pero sin perder esa tremenda química con el público, que levantó ovaciones durante las 2 horas de un concierto que no da respiros. Los éxitos de siempre como "Esclavo de Tus Besos", "Diez Mil Maneras", "Culpable", "El Ruido", "Mi Princesa", "Lloraré las Penas" o "Ave María", se suceden junto a los más recientes “Antes que no” o “Fiebre”. La impactante escenografía que crean el potente juego de luces y el rotundo montaje audiovisual hicieron que el público, más que entregado desde el principio, asistiese entre atónito y expectante a una sorpresa tras otra.

Y, si en Valencia había sido Alejandro Parreño y en Murcia el Balilla, en Barcelona David Bisbal, todo empatía, invitó al escenario a Roger, otro de sus niños de La Voz Kids, y juntos interpretaron el tema “Mi princesa” entre el delirio del público.

Para terminar -como en cada concierto´- el medley con canciones como “Fiebre”, “Antes que no”, “Diez Mil maneras”, “Esclavo de tus besos” y “Ave María” en modo tecno dance, el éxtasis final en el que el artista almeriense demuestra que le queda energía para rato.

Además de Barcelona la gira HIJOS DEL MAR TOUR paso este fin de semana también por el Pabellón Príncipe Felipe de ZARAGOZA (17/Junio), y la Plaza de Toros de Arroyo de la Encomienda –Valladolid (18/Junio), ciudades en las que el artista almeriense también triunfó ante más de 10.000 fans.

Y este fin de semana espera Córdoba (23/Junio – Plaza de Toros Los Califas), antes de continuar por toda España, Londres (22/Julio – Hola London! Festival) y Latinoamérica (14/Noviembre – Ciudad de México).


Fotogaleria ↷

Bisbal arrasa en Arroyo


4.500 personas se rindieron al artista almeriense en un epectáculo «de calidad internacional, líder en el ámbito latino»

Después de muchas horas de espera, soportando las altas temperaturas que se registraron hoy en la localidad vallisoletana de Arroyo de la Encomienda, los seguidores de David Bisbal ya disfrutan del arte del almeriense sobre un espectacular escenario instalado en la Plaza de Toros de la localidad.

Bisbal saltó puntual al espectacular montaje sobre el coso arroyano en un escenario que le recibió iluminado en tonos rojos con un derroche de descarga electrónica de luz y sonido que luego pasaría a tonos azulados. Bisbal, espectacular e inmaculado. Camisa blanca, pantalón negro ajustado y americana gris. En primera fila, fuera de sí, Sonia, Marta, Noe, Natalia, Eva, Celia, Izan, Bárbara, e Irene, sus fieles seguidoras que habían pasado acampadas a la puerta de acceso desde hacía 62 horas.

'Mi norte es tu sur' fue el tema con el que abrió el concierto que ponía el punto y final a las fiestas de La Flecha. Con 'Esclavo de tus besos' encendió a los pocos espectadores que aún no se habían animado. A partir de ahí el concierto fue hacia arriba, con un derroche de energía, sus habituales golpes de cadera, besos al público e invitaciones a tocar las palmas y a cantar. Su gente se sabe las letras de las canciones casi mejor que él.

La noche anterior había actuado en Zaragoza, y la del viernes en Barcelona, camino de Córdoba, su siguiente parada en la gira. Con 'Sí pero no' se despojó de la americana, se desabrochó la ajustada camisa y, como es lógico, el público femenino se derritió.



Fotogaleria ↷

El ciclón Bisbal pasa por Zaragoza


Nadie lo dudaba. Pero la gira Hijos del mar llegó, su artífice pasó como un ciclón por el escenario del pabellón Príncipe Felipe y, como tampoco podía ser de otra manera delante de sus fans (alrededor de 6.000), triunfó. Ese puede ser el resumen de la vuelta anoche de David Bisbal a la capital aragonesa.
Lejos quedan los años de un inexperto Bisbal quien, recién salido de la Academia más famosa de la televisión, llegaba al mismo escenario que ayer junto a todos sus compañeros de Operación Triunfo con su primer disco en solitario en el mercado.
Ayer, más de 15 años llegó a la misma ciudad y, es cierto que quizá algo menos eléctrico (tampoco mucho) que entonces, demostró que su propuesta es sólida y, sobre todo, que cuenta con mucho más apoyo detrás. Escenográfico. El propio almeriense prometió sorpresas en la entrevista que concedió a este diario y los espectadores se encontraron con un potente juego de luz y un rotundo montaje audiovisual que viste su propuesta con contundencia.
MOMENTOS SENTIMENTALES / Show que, como tampoco podía ser de otra manera, vive sus momentos más sentimentales con las baladas de David Bisbal en lo que él denomina como un «viaje por distintos géneros musicales». Fue el concierto de canciones como Quiero perderme en tu cuerpo, Tú y yo, Duele demasiado, Diez mil maneras... pero también de Mi norte es tu sur, de Calentando voy o de Cómo será. Todo eso delante de un Príncipe Felipe con tres cuartos de aforo completo que se entregó en cuerpo y alma al artista amdaluz, no sólo haciéndole los coros sino también aceptando su propuesta de baile cuando llegó el momento. Sí, porque también sonaron Fiebre, Lloraré las penas o Ave María. Para entonces, el público ya estaba más que entregado y aunque quería mucho más iba llegando el momento de que concluyera el concierto.
Decíamos que hace muchos años que Bisbal pisó por primera vez el escenario del pabellón Príncipe Felipe. Entonces con una carrera que prometía pero con mucho por hacer todavía. Tres lustros después, el ciclón Bisbal agradó a su público (no sabemos si existía la opción contraria) y demostró que le queda energía para rato.
Fotogaleria ↷

Bisbal más electrónico se reinventa en el Sant Jordi



El intérprete convierte el Palau en un improvisado ‘Sónar’ sin renunciar a su faceta más acústica y melódica

La relación de David Bisbal con Barcelona es de aquellas que el propio cantante podría plasmar en una letra desgarradora para una de esas baladas de sus primeras épocas. También con el Palau Sant Jordi, templo conocido por un músico que ha regresado, una vez más, a la ciudad donde todo empezó. Y es que a escasos quilómetros del recinto donde ha presentado su sexto álbum de estudio, ‘Hijos del mar’, hace muy pocas horas había largas colas de gente que se preparaba para el casting de ‘Operación Triunfo’, programa que regresará la próxima temporada en la televisión pública.

El hijo pródigo del talent show, uno de los pocos que realmente ha podido saborear lo que significa la palabra ‘triunfo’ poco tiene que ver con aquel joven que era más conocido por sus rizos y sus simpáticas patadas voladoras que por una trayectoria que empezó a gestarse a base de hits latinos pegadizos que funcionaron muy bien, pero que ni el más optimista le auguraba por ello un futuro tan prometedor como el que finalmente ha tenido. Y es que Bisbal se ha convertido en uno de los artistas españoles más internacionales, capaz de solidificar una carrera bien dirigida, con pocos discos- comparado con algunos de sus compañeros de programa- pero con producto muy cuidado y controlado que ha ido evolucionando con el paso de los años.

Esta maniobra de perfección estilística ha sido palpable en un nueva noche en el Sant Jordi- que no se ha llenado del todo- con un concierto de dos horas sin artificios tecnológicos y escénicos donde a su particular coctelera de ritmos latinos y canciones melódicas, ha añadido ritmos electrónicos que también son evidentes en su nuevo álbum en el que se ha rodeado para la composición de artistas y amigos como Antonio Orozco, Pablo López, Vega, Martin Wiik o Ninos Hanna, entre otros. El almeriense también ha mostrado su parte más reivindicativa y social, abrazada a un carácter latino que, aunque moldeado y estilizado, sigue conservando el sello- con vibratos y agudos marcas de la casa- de un artista espontáneo que ha conquistado el Palau en estos siete momentos que reconvertimos en escala musical.

DO: Energía roja con bases electrónicas
Con quince minutos de retraso se cerraban las luces del Palau para dar inicio a un show que ha empezado con el rojo como protagonista. Proyecciones con luces rojas, cubículos iluminados para los músicos de este color y un Bisbal que no se ha hecho esperar luciendo camisa blanca combinada con pantalones negros y una americana…sí, roja. La descarga escogida para su fulgurante inicio, ya con bases electrónicas, un tridente infalible que abrazaba diferentes épocas y discos: ‘Mi nortes es tu sur’ y ‘Antes que no, de su último disco, y uno de sus hits mas bailables, ‘Esclavo de sus besos’. 10 minutos sin pausa con repertorio de bailes, posados varios, juego de luces y energía sobre el escenario como declaración de intenciones de lo que depararía su concierto. Tampoco ha faltado su declaración de amor: “Te quiero Barcelona”.

RE: ‘Petons’ para mostrar su faceta más melódica
“Ara sí, per tothom, un petó. Gràcies Barcelona”. Deferencia de Bisbal en catalán antes de calmar los ánimos de un público venido arriba con una de sus baladas primerizas más emotivas. Un ‘Quiero perderme en tu cuerpo’ que ha significado la primera flecha al corazón del almeriense al público catalán. El intérprete ha continuada con su demostración de potencia vocal con el desgarrador medio tiempo ‘Culpable’- muy coreada por el público- que ha enlazado con ‘El Ruido’, otra de sus piezas más intensas y de más difícil interpretación que ha engrandecido junto a su banda. El almeriense se ha permitido el lujo, al más puro estilo dj, de mezclar esta última canción con ‘Tu y yo’, ya con una descarga eléctrica más evidente y una de las muestras más evidentes de su coqueteo con samples, efectos sonoros y electrónica.

MI: Sube la intensidad, sobra la ropa
Ocho temas- una media hora- ha tardado Bisbal en despojarse de su americana roja y desabrocharse botones de su camisa. Con ‘Si pero no’ el intérprete se ha marcado uno de sus tradicionales movimientos pélvicos, al ritmo de la contundencia instrumental del grupo que le acompañaba con seis músicos en el escenario. “No hay descanso”, admitía el andaluz antes de entonar uno de sus hits de su álbum anterior, un celebrado ’10 mil maneras’ muy coreografiado y cantado en la pista y las gradas del Sant Jordi. “Esa es la energía de mi gente de Barcelona”, culminaba en cantante antes de cambiar el escenario del concierto.

FA: El doble regalo acústico de la noche
Y es que Bisbal sin su parte acústica es menos Bisbal. A pesar de reconocer su evolución en la sonoridad ante el público del Palau, el artista ha dejado claro que no podría obviar un género desnudo que también le ha dado noches de gloria. Con un set acústico de cinco músicos, y ya sentado, el de Almería ha regalado al público algunas de sus piezas más conocidas en un medley acústico (‘Esta ausencia’, ‘Amar es lo que quiero’, o ‘24 horas’ no han faltado) que ha culminado con el tema más reivindicativo de su nuevo disco, ‘Duele demasiado’: “Alcemos la voz por los niños, que ellos no tienen culpa”, gritaba antes de interpretarla. Un tema que le ha llevado a colaborar con Unicef y a mostrar su faceta más filántropa.

SOL: Amanece de nuevo en el Palau con ‘silencio’ discotequero
“Ojalá no amaneciera hoy para quedarme todo el rato cantando con vosotros”. Cualquier seguidor de Bisbal sabía que ante esta declaración, el bloque de cuatro temas que despertaría de nuevo al Palau se iniciaba con un ‘No amanece’, otro de sus temas más recientes que llegaron para quedarse. Una premonición para la que no hace consultar a ningún futurólogo. Junto a ella, y llegando a mitad del concierto, el intérprete ha defendido una rockera y contundente ‘Calentando voy’ y una discotequera ‘Como será’. La guinda al póquer musical, un reconvertido ‘Silencio’ en un tema menos guitarrero y más bailable. Y no, el Sónar estaba unos metros más abajo. Y tampoco , el silencio, como era previsible, se ha convertido en un jolgorio de adrenalina en el Palau.

LA: Sobredosis de azúcar con dedicatoria para Rosanna Zanetti incluida
Bisbal ha preparado un show enérgico con estratégicas pausas para aquellos que disfrutan más de su vertiente romántica. Y el momento azucarado de la noche ha llegado con ‘Lo tenga o no’ que tal y como se ha sincerado es “una canción concebida en un momento en el cual me encontraba buscando el camino para llegar al amor de mi vida. Todavía no la conocía pero hice una canción para aquella persona que pasaría toda la vida junto a mi . Para aquellas personas que todavía no han encontrado esa persona, os lo juro, llega”. Y claro, iba con dedicatoria incluida: “Para mi Rosanilla”, pareja de Bisbal. Por si fuera poco, el intérprete ha redondeado el momento con dos de sus hits más emocionales y demandados. Un ‘Digale’ a piano y voz que ha contado con la inestimable ayuda del público en un multitudinario karaoke emotivo, y ‘Mi princesa’, otra joya de la corona para un artista polifacético que puedo hacer bailar o emocionar a partes iguales. Esta última, ha tenido un invitado de lujo, Roger, al que tuteló en la segunda edición de La Voz Kids y que ha contado con él en uno de los momentos más especiales de la noche.

SI: Sube la fiebre en la parte final del show moldeando sus éxitos
Y tras la única colaboración de la noche, Bisbal ha escogido un nuevo póquer de éxitos para culminar su enérgico espectáculo. Como no podía ser de otra forma, lo ha hecho combinando una de sus nuevas propuestas, la bailable ‘Fiebre’ con tres de las cartas que nunca fallan en su baraja ganadora para ganarse el público más nostálgico. Eso sí, lo ha hecho evolucionando el sonido de temas como ‘Lloraré las penas’, menos latano y más electrónica, ‘Torre de Babel’, que sí ha mantenido su esencia oriental-con movimiento de cintura incluido- y el primer éxito del de Almería, un ‘Ave María’ que poco tiene que ver con la versión que defendía hace 15 años pero que sigue levantando la pasión de sus incondicionales. Una ‘cobra’ a sus orígenes más latinos que ha evolucionado para ofrecer un show más moderno y contundente en un escenario que le debía un noche exclusivamente musical.

LaVan Guardia

Fotogaleria ↷

DAVID BISBAL “HIJOS DEL MAR , TOUR” #BARCELONA : “EN UN RINCÓN DEL ALMA”



Y las luces del mar se apagan. Cuando el Palau Sant Jordi recupera su silencio, sus cimientos se estremecen y entre sus columnas quedan atrapadas las voces, las emociones , las lágrimas en silencio de todos aquellos que asisten buscando entre las canciones quizás sus recuerdos, quizás una sonrisa que un día perdieron , o la mirada de alguien que no volverá jamás.

Cuenta la leyenda que si cierras los ojos fuerte, y sientes con las ganas de la vida volver a tu niñez entre las sombras encuentras las respuestas a tus preguntas , las voces que temiste un día olvidadas y las despedidas que nunca llegaron a producirse.

Cada nota musical de “Hijos del mar” ayer en Barcelona dibujaba la pasión desmedida de dos amantes que se encuentran , que bailan en silencio con pasión y fiebre , que sufren cada minuto en la distancia , que sienten regalar su vida en cada abrazo, que arde su alma entre “te quieros” y que sienten estremecer la vida escondidos en la inocencia de dos grandes luceros marrones.

Que el olvido no se lleve esa sombra del “Palau” que vela por la música, por que esa sombra también es un “hijo del mar” que te empuja a no rendirte, que te lleva a cumplir tus sueños y que te mira con orgullo mientras te susurra … “que si se puede”.

La música es un torbellino que desata emociones, la música son esas manos que se tocan sin buscarlo , que se encuentran cuando se necesitan y que se acarician entre promesas los labios con besos apenas dibujados , la música es eso , la fusión casi perfecta de dos destinos que se encuentran y saben que lo hicieron para siempre.

Porque las noches de música sigan siendo nuestras sábanas revueltas , gotas de rocío serpenteando por tu espalda y tus manos suspiros clavados como notas musicales al silencio para convertirse en una melodía infinita , en la banda sonora del presente y en los recuerdos del futuro.

Amigo David Bisbal , sigue dejando en un rincón del alma generosa hueco para para ese inmenso público que cada día crece. Ese público que canta en silencio y que dibuja en sus lágrimas admiración profunda. Deja hueco para talento como el de Roger , que por que no , ayer dibujó el primer trazo de su futuro.

Deja hueco para ese abuelo y esa niña que de la mano disfrutaban de todas tus canciones , una niña que respira nostalgia . Y deja hueco para aquellos que creemos en los milagros, para aquellos que pintamos a nuestra princesa en cuadros de realidad , que susurramos “te quieros” entre tus canciones en su oido , para todos aquellos que somos … “hijos del mar”.


texto: : David Fraile

Foto: Sandra García


Fotogaleria ↷

DAVID BISBAL Y SU HIJOS DEL MAR TOUR LLENAN DE MAGIA LAS NOCHES DE VALENCIA Y MURCIA

HIJOS DEL MAR TOUR aterrizó este pasado fin de semana en Valencia (9/Junio) y Murcia (10/Junio), y con su impresionante espectáculo de luz y sonido David Bisballlenó de magia las noches de ambas ciudades.

En marcos incomparables como la Plaza de Toros de Valencia y el Cuartel de Artillería de Murcia, el artista almeriense, pletórico desde el primer momento, repasó ante más de 15.000 incondicionales todos sus éxitos y los temas de su último disco, HIJOS DEL MAR.

Clásicos como "Esclavo de Tus Besos", "Diez Mil Maneras", "Culpable", "El Ruido", "Mi Princesa", "Lloraré las Penas" o "Ave María", todos ellos con nuevos arreglos, junto a éxitos más recientes como “Antes que no” o “Fiebre”, dan forma a este grandioso show que sienta un precedente en el nuevo sonido del directo de David Bisbal. 

Las colaboraciones de Alejandro Parreño en Valencia interpretando a dúo con David Bisbal el tema “Silencio” y de El Balilla en Murcia cantando “No amanece” fueron los detalles anecdóticos de ambas noches, en las que se mezclaron los momentos más íntimos y emocionantes con los ritmos más trepidantes, y que alcanzaron el éxtasis final con todo el público bailando y cantando la espectacular colección de éxitos que el artista almeriense se dejó para el final, en un medley con canciones como “Fiebre”, “Antes que no”, “Diez Mil maneras”, “Esclavo de tus besos” y “Ave María” llevadas a un ritmo más electrónico… un fin de fiesta apoteósico.

HIJOS DEL MAR TOUR llegará el próximo fin de semana a BARCELONA (16/Junio – Palau Sant Jordi), ZARAGOZA (17/Junio – Pabellón Príncipe Felipe) y VALLADOLID (18/Junio – Plaza de Toros ARROYO DE LA ENCOMIENDA), saltará a Londres el 22/Julio dentro del marco del Hola London! Festival, y seguirá recorriendo todo el territorio español hasta el mes de octubre. A finales de otoño llegará a Latinoamérica, donde ya está confirmado el concierto del 14 de Noviembre en el Auditorio Nacional de CIUDAD DE MÉXICO.


Fotogaleria ↷

David Bisbal : Valencia



DAVID BISBAL , “TOUR HIJOS DEL MAR”, VALENCIA : “EL RUIDO DEL MAR, EL SONIDO DEL ALMA”.

l sonido del silencio dicen en muchas ocasiones que es la mejor música. Quizás es solo comparable al sonido del mar, al momento de un suspiro de dos personas que se aman y sólo con mirarse se dicen te quiero , dos notas musicales que se buscan sin saber que se convertirán en magia o quizás en la banda sonora de la vida de cada uno.

Ser un “hijo del mar” es sonreír con los ojos cerrados , es temblar con el roce de una piel o quizás que una canción te arañe tanto el alma que pueda incluso hacerte daño. Ser “hijo del mar” es pensar que todo es posible y que jamás rendirse es una solución. Es recordar hasta que el alma te duela, es seguir en pié mientras a veces la vida te grite que ¡no!.

Ser “hijo del mar” es pensar que “sí se puede”, es sentir que la música puede cambiarte la vida mientras sueñas despierto, ser “hijo del mar” es creer y sentir que estás loco … pero de amor por la vida. Ayer David Bisbal llegó a Valencia para ser mediante canciones la respuesta a muchas preguntas y para formar ya para siempre parte de la banda sonora de la vida de todos.

Su capacidad casi infinita de reinventarse , de jugar con los sonidos mientras crea nuevos recuerdos ya es casi indescriptible. Aquella “Mi princesa” , en cada concierto suena como la primera vez. Las emociones y los sentimientos de aquella canción siguen pintando de colores intensos el cuadro de la vida, de nuestra vida. Aquellas heridas que sangraban en rojo alma son las joyas de aquella que se ha convertido en la respuesta a nuestro milagro.

Aquellos ojos tristes soñadores ya tienen vida , y no serán abandonados por cumplir una ilusión, esos ojos son los que quizás habré de amar el resto de mi vida. La ausencia puede vestirse de música y busca diez mil maneras de despertar al lado de la sonrisa del alma , de la tuya. Andar por senderos escritos del presente para crear juntos los azules del futuro , del amanecer de cada mañana.

Tocar todos sus silencios profundos del corazón mientras que en otra voz escucho que sí … que “era ella”. Llegamos al final del viaje. Cerramos los ojos y recuerdo su olor , el sonido de su risa eterna, su tacto suave y el hueco inmenso que queda detrás del otro lado de su ausencia. Y el ruido es su silencio cuando late su corazón al abrazarme. El ruido, ese suspiro que nace de su alma mientras acaricia mi rostro. Es ese ruido que quedará tatuado en mi alma entre canciones , esa manera de hacer la vida eterna sintiendo ser feliz, tan sólo por haberla encontrado.

Brindo por el ruido del mar y el sonido del alma. Brindo por ti David Bisbal por que desde ayer , yo también soy “Hijo del Mar”. Próxima parada Murcia.

Texto : David Fraile
Lacajadmusica.com


Próximo Evento : Hijos del Mar en Palau Sant JordiViernes 16 de junio de 2017

Fotogaleria ↷

David Bisbal : "Un besito para toda mi gente de Murcia!!!"

Postagens Anteriores ☛